Promo

ON AIR

ON AIR

Mitxel Casas - The Rolling Stones en Donostia 2007



35.000 personas rugimos con Jagger y su banda. Más de cuatro décadas les ha costado a los Rolling Stones actuar en Guipúzcoa y aterrizaron en el estadio donostiarra justo cuando sus moradores han descendido de categoría, cuatro décadas de clasificación de honor. Pero la multitud que se congregó buscaba otro tipo de goles: los que protagonizan los cuatro imbatibles campeones del rock de élite.

Clip : Fotos e imágenes del concierto







Con las 22 horas de la noche de San Juan dadas en el reloj, prendió en Anoeta la hoguera rockera Stones. Todo el mundo ocupaba lugar de modo ordenado y había tenido tiempo de contemplar el apabullante montaje escénico de la gira 'A Bigger Bang'. La conjunción de guitarra-batería, a las que se unió un alborotado bajo y la festiva voz de Mick Jagger, anunciaba la habitual bienvenida oficial: 'Start me up', bonita pieza con 'feeling' que puso en canción a la entusiasmada masa.


Jagger, saltarín incansable, se movía sobreactuado, comunicador.


El pirata Keith Richards, con sus peculiares atuendos medio zíngaros, paseaba los 'riffs' y acordes de su guitarra con sonrisa socarrona, moviéndose hacia el centro, junto a la batería, o al encuentro de su colega Ron Wood. Ronnie, flaco como Jagger, sigue siendo la imagen del guitarra rockero desenfadadamente estilista.


El ex Faces es perfecto apoyo, dúo y complemento guitarreros para un Richards siempre conocido por meter más de una gamba sonora en sus actuaciones.



Viajan los Stones con el refuerzo de los viejos zorros Darryl Jones y Chuck Leavell, al bajo y los teclados. El siempre tórrido saxofón de Bobby Keys. La racial morena Lisa Fischer como apoyo coral en clave soul. Los coros menores de Blondie Chaplin (que apoyó con la guitarra acústica) y Bernard Fowler. Y el trío de vientos Tim Ries (saxos y teclados), Kent Smith (trompeta) y Michael Davis (trombón).El repertorio (unos 19 títulos) apenas dejó espacio al último disco que da nombre a la gira, con la rugosa 'Rough Justice'. Se sale de guión propio en el homenaje a James Brown, 'I'll go crazy'. Y acumula una primera lista de títulos ya universales: 'Can't you hear me knocking', 'Tumbling Dice'...


Keith tuvo su habitual momento autónomo de gloria, entonando con su ya conocida falta de 'punch' los aires de 'Wanna Hold You'. La fiebre se elevó en el esperado momento en el que los Stones se encaraman sobre el público en una plataforma hidráulica, con arrebatadoras tonadas como 'It's Only Rock'n Roll (But I Like It)'.Y el desboque final rozó el éxtasis, himno tras himno: 'Honky Tonk Women', el akelarre sanjuanero 'Sympathy for the Devil', 'Jumpin Jack Flash', 'Brown sugar' y el 'riff' más conocido del globo, 'Satisfaction'. Dos horas de catarsis.

Este vídeo son dos de sus canciones más míticas interpretadas en esta gira :
Paint in Black y Satisfaction
video


Y, como en sanfermines, todos queríamos más; el vecino se quejaba de que en su lista favorita faltaban 'Under my thumb' y 'You Can't Always Get What You Want'. Stoneslandia se disipó entre fuegos artificiales.


Haya o no otra gira, que le quiten a Anoeta lo bailado.